Tags

, , , , , , , , ,

La felicidad no es un lugar donde uno llega, es un trabajo que uno hace. Hay miles de cosas que se supone nos deberían de hacer felices y resulta que al final no.

  • Ejemplo: El día que tenga el trabajo que tanto quiero voy a ser feliz.
  • El día que baje 5 kilos voy a ser feliz
  • El día que me case voy a ser feliz
  • El día en que me gradúe voy a ser feliz

Lo más triste es que llegan esas cosas y no logramos ser felices. La razón por la cual no nos hacen felices estas cosas es, porque lo que nos hace felices no depende de lo que la vida nos da sino de lo que nosotros hacemos.

La gente hacemos las cosas y sentimos como si fuera una carga, en el momento en que realizamos una acción, ejemplo: estoy trabajando, estudio, estoy con mi familia  etc. Por lo tanto la razón por la cual no somos felices es porque no siento que recibo la recompensa instantánea. Debemos de comenzar a pensar que cada cosa que hago, no me quita ni tiempo ni energía, etc.

  • Estoy cansado este día y tengo que ir a trabajar… Espera tengo que ir a trabajar, para ayudar a las personas y mejorar mi día.

Necesitamos despertar la energía y conciencia de disfrutar el momento, la energía que inyecte a mi vida diaria ahí está la felicidad.

  • Lo que doy es lo que recibo.

Historia

Hay un campesino y éste tenía un hijo y ellos tenían un caballo, y el caballo era hermoso, tan hermoso que un día el emperador paso por la villa y escuchó del magnífico caballo que tenía el campesino El emperador le dijo al campesino que  le quería comprar a su caballo y el  campesino no le quiso vender el caballo al emperador porque quería mucho al caballo y, esa noche el caballo se escapó.

La gente de la villa le decía que mala suerte tienes… te quedaste sin dinero del emperador y sin el caballo.

Y el campesino responde y dice no sé si es bueno o malo, lo único que sé es q no tengo ni oro ni a mi caballo.

Pasan 6 días y regresa el caballo con 6 caballos más y eran hermosos.

Ahora todos los campesinos le dicen que buena suerte tienes, regreso tu caballo y ahora trajo a 6 caballos más y son hermosos.

A lo que el campesino dice no sé si es bueno o malo lo único q se es q mi caballo regreso y con 6 más y empieza a entrenar a los caballos y el hijo le ayuda a entrenar a los caballos.

Un día el hijo entrenando a los caballos se cae y se rompe la pierna. Y los campesinos le dicen q mala suerte tienes que tu hijo se rompió la pierna al entrenar a los caballos.

El campesino dice no sé si sea bueno o malo lo único que sé es que mi hijo se rompió la pierna y que tengo a mis caballos.

Día siguiente pasa el emperador y comienza a reclutar a hombres para ir a la guerra y se llevan a todos los hijos del pueblo menos al hijo del campesino que tiene la pierna rota.

Y la gente de la villa dice, que buena suerte tienes que no se llevaron a tu hijo a la guerra porque tiene la pierna rota.

El campesino dice no sé si es bueno o malo lo único q se es que tengo un hijo q no fue a la guerra.

Al final la lección de esta historia es: Nuestro problema es que esperamos que las cosas externas nos hagan felices o nos hagan tristes, vivimos preocupados por lo que dicen de mí o lo que no dicen de mí, pero al final…

NOSOTROS TENEMOS QUE ELEGIR SER FELICES. LA VIDA SE TRATA DE CONSTRUIR UN PARARÍSO CON LO QUE DIOS TE DA.

Proceso de vida:

Todo es un paso más cerca del trabajo y del lugar donde tenemos que estar. Así que los errores no es un paso para atrás sino es un peldaño para ascender.

Tengo que ser consciente que la dificultad que paso es la semilla del éxito.

No existe la luz a no ser que sea luz que emane de la obscuridad. Todas las bendiciones emanan de superar las dificultades.

Felicidad: Cuando hay bueno, cuando hay malo y cuando yo logro que lo bueno brille más.

La felicidad no viene como resultado de recibir algo que no tenemos sino como resultado de apreciar lo que sí tenemos.

El corazón sigue el pensamiento