Tags

, , , ,

Porque hoy en día la alegría la buscamos en todas partes y esperamos que alguien más nos pueda hacer felices, “un novio” “amigos” “ganar la lotería” etc. Pero al final cada quien debe trabajar por conseguir su propia felicidad, en diferentes modos.

Nuestro mundo fue creado para que pudiéramos ser la causa y no el efecto. El propósito de esta existencia es proveer un laboratorio en el cual pudiéramos merecer nuestra alegría y realización. Así que mientras soñemos despiertos en ganar la lotería y en la partida de un tío millonario, te advierto que recibir sin merecer simplemente no funciona.

Es por ello que lo que no ganamos, no nos satisface. Como Rav Áshlag escribe en el libro Wisdom of Truth:

“No hay nadie en el mundo que pueda satisfacer completamente el deseo de sus amigos, porque al final, uno no puede darle a otro la sensación y el sentimiento de autorrealización el cual es necesario para alcanzar el deseo de completitud”.

@kabbalahmx